Necesitas tener flash player instalado para ver esta parte.

Cómo se escribe

Un texto bien escrito no sólo representa una buena ortografía y una tipografía bien cuidada, sino también una redacción clara, bien utilizada que nos permita comunicar correctamente lo que queremos.

Uso correcto de preposiciones
Debe escribirse              y no
De acuerdo con…      De acuerdo a / De acuerdo en…
En relación con…      En relación a…
Con base en                  En base a…
Está en venta…           Está de venta…

Para recordar

M
Antes de b o p: ámbar, emporio, impunidad, embargo…
N

Antes de n: amnesia, himno…
Antes de v o f: envío, conveniencia, anfibio conferencia…
Las palabras compuestas con los prefijos: en, in, con, sin: ennegrecido, innato, innegable, innovar, connotado, sinnúmero…
R
Entre vocales, si su sonido es débil:
arenga, cariño, erudito, ira, oráculo, urología…
Y junto a una consonante:
sonrisa, alrededor, subrayar…
Siempre al principio de palabra:
recuerdo, risa, respiro, romper, rústico…
RR
Entre vocales:
arrepentimiento, correo, irritable…

En palabras compuestas, cuyo
primer elemento termina en vocal
y el segundo empieza con R:
pararrayos, antirrábico…

 

“El lenguaje es ahora uno de los hechos fundamentales de toda experiencia humana. Es el medio en que vivimos y nos movemos y tenemos como un cincuenta por ciento de nuestro ser. Somos como icebergs flotando en la dada realidad de nuestra fisiología, de nuestras intuiciones, y percepciones, de nuestros dolores y placeres, pero proyectándose al mismo tiempo hacia el aéreo mundo de palabras y nociones. Comparado con las honduras oceánicas, ese mundo es un mundo de luz, un mundo donde se puede ver y comprender. Nos alegramos en la claridad solar de las palabras; nos sentimos en ella libres como aves o aun como ángeles. Pero, ¡ay!, este universo nuestro es un lugar donde nadie recibe jamás algo por nada. Sus dones son como los que distribuyen tan generosamente los fabricantes de manjares para desayuno. Para obtenerlos, hay que mandar la tapa de una caja. Tómese el lenguaje, por ejemplo, nuestro máximo don. Nos permite la entrada en un mundo conceptual de luz y aire. Pero no sin pagar el precio. Porque este mundo de luz y aire es también un mundo donde los vientos doctrinales aúllan destructivamente; donde engañosos falsos soles aparecen una y otra vez sobre el horizonte; donde toda clase de venenos se vierte constantemente de las fábricas de propaganda y necedad. Viviendo anfibiamente, medio en hechos y medio en palabras, medio en experiencia inmediata y medio en nociones abstractas, logramos la mayor parte del tiempo sacar el peor partido de ambos mundos. Empleamos el lenguaje tan mal que nos convertimos en esclavos de nuestras frases hechas y acabamos en resignados babbitts o en fanáticos y doctrinarios. Y empleamos la experiencia inmediata tan mal que llegamos a ser ciegos para las realidades de nuestra propia naturaleza e insensibles para con el universo que nos rodea. El conocimiento abstracto que las palabras nos traen se paga con concreta ignorancia.” (Aldous Leonard Huxley)

 

Sobre nosotros

La labor de un corrector es revisar que un texto tenga coherencia, construir un mensaje claro, respetando y reconociendo siempre el trabajo de los demás.